Seguidores

domingo, 22 de octubre de 2017

SALIDA


         La verdad es que en el momento que te adentras en uno de los temas básicos de la educación y éste del desarrollo muscular en el que estamos inmersos desde hace ya varias semanas lo es, se te hace difícil salir de él porque al final lo que nos encontramos es con un universo repleto de incógnitas, de interrogantes y de limitaciones por nuestra parte. Fácilmente nos vemos como flotando en un mar de dudas y con unos recursos para seguir a flote muy limitados porque los recuerdos nos sirven de poco, ya que se producen en un tiempo del que recordamos muy poco y por unos conocimientos científicos que con frecuencia están distorsionados por los adelantos industriales que se imponen, como los carritos por ejemplo, y que no aportan casi nada al conocimiento que necesitamos. Más bien al contrario.

         Hemos argumentado reiteradamente la complejidad del desarrollo muscular sometido a una inseguridad física que no tiene equiparación en ninguna otra etapa de la vida. Hemos dicho que se trata de una especie de orgía de la potencia, de un desarrollo que se inicia en un ámbito elemental del movimiento por el movimiento mismo hacia el final del primer año de vida y que, si todo transcurre como debe, nos debe llevar hacia el final de los tres años a que una persona se mueva con solvencia, con destreza y con proporcionalidad haciendo uso de sus capacidades y siendo consciente de sus límites. Huelga decir, de todas formas, que la capacidad de perfeccionamiento humano se está produciendo desde que se nace hasta el último suspiro de la vida lo que quiere decir que nos centramos en un tema y en un tiempo orientativo y porque el tema en cuestión destaca sobre los demás pero nunca debe entenderse con carácter excluyente.

         He mencionado antes que la industria y el comercio, que se mueven por otros parámetros hay veces que colaboran con el desarrollo que buscamos desde el ámbito educativo, que es el que a nosotros nos ocupa, pero otras se convierte en un enemigo que nos acecha detrás de cada paso que necesitamos dar y que no solo nos dificulta el acceso sino que nos lo llega a poner extremadamente difícil. Pienso en los carritos, por ejemplo, que surgen y se expanden para dar respuesta a las necesidades de desplazamiento de las familias y en su lucha despiadada contra el tiempo y, en ese sentido, tienen una utilidad indudable pero lo que no contemplan es la acuciante necesidad que tienen los pequeños de perfeccionar sus capacidades motoras, cosa que puede estar reñida con frecuencia con cubrir una serie de kilómetros de distancia que sus familias necesitan.  El carrito puede resolver la distancia pero deja pendiente el imprescindible entrenamiento de los pequeños.


         Como la vida nos ha enseñado algunas cosas a estas alturas me parece inútil, si no contraproducente, ponernos enfrente del progreso y sus leyes porque creo que sólo conseguiremos que el marasmo de la industria nos arrolle y de paso elimine la capacidad de influencia que podamos imponer en el adecuado desarrollo que cada persona precisa. Por lo tanto considero preferible que asumamos los carritos como un beneficio de una cierta comodidad para los pequeños en determinados casos a condición de que eso no suponga ignorar cuántas y cuáles son sus necesidades de movimiento que conviene conocer y respetar porque su progreso y perfeccionamiento pueden estar reñidas en muchas ocasiones con la urgencia de las familias. Las necesidades familiares pueden ser respetables, no digo que no. Lo que no me parece justo es que sean las únicas que se hayan de considerar porque la capacidad de movimiento de los pequeños, en los tres primeros años de la vida sobre todo, puede ser tan importante como comer cuando no es esa la importancia que le damos.

domingo, 15 de octubre de 2017

ARMONÍA


         Nos estamos deteniendo estas semanas en el desarrollo muscular de los tres primeros años de vida porque probablemente se trate de un fenómeno bastante desconocido, bien porque nos queda muy lejos en nuestra memoria y es fácil asumir que no recordamos o bien porque la vida, pensamos con frecuencia, evoluciona por sí misma sin necesidad de que tengamos que estar siempre encima de ella como si hasta para dar un paso las personas tengamos que recibir instrucciones. Y no nos faltan razones porque es cierto que la fuerza de la vida termina encontrando una vía para imponerse y salir adelante. Pero es un error pensar que por esa razón el aprendizaje o el ejercicio dirigido sea inútil. Todos vamos a terminar hablando de algún modo, es verdad,  pero el aprendizaje produce que lo hagamos mejor que sólo por nuestra cuenta. Esta es la cuestión.

         El punto de partida es que las capacidades de movimiento que traemos las personas necesitan ejercicio para desarrollarse. Si atendemos a los primeros movimientos da la sensación de que no existe un objetivo para que se produzcan y es que el objetivo es justamente que se produzcan sin más. Cuando vemos a un pequeño correteando de una pared a otra y repetir la acción mil veces nos puede parecer desesperante o carente de sentido pero esa persona está perfeccionando su capacidad de desplazarse y no abandonará ese ejercicio hasta que no lo domine por completo y entonces lo complicará un poco más porque a medida que disponga de capacidades, los retos van haciendo más complicados. En educación como en casi todo, el uno quiere el dos, el dos quiere el tres y así se progresa prácticamente sin límite. Y esto es lo mejor que nos puede pasar porque es el fundamento de la evolución humana o histórica según que se trate de personal o global.

         Aprender conduce a dominio, a progreso, a nuevas curiosidades, a armonía para ejercitar lo aprendido, a saber usar de lo aprendido y a concretar nuevas incógnitas porque la vida es infinita y nos está invitando a seguir más allá siempre. Lo contrario, alguna vez lo hemos referido, es la inacción, quedarse sin recursos para alcanzar los conocimientos, mirar el mundo y sentirlo extraño y no entender que nosotros podemos y debemos formar parte activa de él. Aunque parezca raro decirlo, la verdad es que en un grupo de pequeños hay que estar más pendiente del que no entra en acción que del que parece que va a comerse el mundo porque no para quieto ni un momento. Es verdad que cada persona tiene su camino de progresar y la misión de familias o responsables educativos debe respetar muchas formas de aprendizaje porque todas pueden ser válidas. No hay un modelo prefijado pero cada uno tiene que protagonizar su aprendizaje.


         En este tiempo en que todas las referencias a la seguridad se han impuesto tanto que a todas horas las tenemos en la boca, debemos entender que por más que nos preocupemos porque la seguridad de nuestros pequeños sea lo más alta posible, al final los riesgos están siempre presentes y no hay modo de eliminarlos si no es enfrentándolos y superándolos cada uno personalmente. Nadie puede vivir por nadie sino que la vida hay que vivirla en primera persona. Los peligros, que son muchos y de muy diversa índole, no están para eludirlos sino para afrontarlos en las mejores condiciones posibles, dominarlos y sentir la fuerza interior que produce la resolución de las dificultades. No afrontar los peligros no nos hace fuertes sino más inútiles  y más indefensos. Es cierto que necesitamos calcular las dificultades siempre pero sabiendo que nuestra función es superarlas y que podemos hacerlo. El equilibrio y la armonía viene después y como resultado de la superación.  Eso es la vida.

domingo, 8 de octubre de 2017

MÚSCULO


         Aunque fuera someramente, la semana pasada poníamos de manifiesto que los tres primeros años de vida tenían un objetivo primordial y era el de activar de manera satisfactoria todo el sistema motor. Se comportaba, por tanto, como el tiempo de más riesgo físico porque la dotación muscular que traemos los seres cuando nacemos es la capacidad pura y dura pero la capacidad no es nada sin la prueba de fuego que significa el contacto con la realidad y la demostración de cada día y en cada momento concreto de que nuestras capacidades engarzan con las necesidades y son capaces de hacernos superar las pruebas de encaje entre lo que necesitamos hacer para sobrevivir y lo que hacemos verdaderamente. Es como un examen permanente que tenemos que ir aprobando sobre nuestra adaptación a la realidad.

         Si nos fijamos en el cúmulo de dificultades que tenemos por delante será difícil que no intentemos huir y escondernos donde  nadie nos vea por las enormes dificultades que significan el crecimiento y la maduración,  si no fuera porque ese recurso nos puede eludir la angustia del momento pero no resuelve ninguno de los problemas que la realidad nos pone delante de nuestros ojos. Si damos la cara y afrontamos los retos de cada día a medida que van apareciendo nos daremos cuenta de que cada persona viene dotada para crecer y quiere hacerlo. Nosotros debemos contar con esas tendencias porque van a ser al final las que terminen resolviendo las incógnitas que en principio nos parezcan imposibles. Y también nuestras capacidades que no son en ningún caso sustituir a la persona que crece sino favorecer en ella sus propios deseos de hacerlo.

         Si las personas encargadas de cuidar el crecimiento nos ponemos junto a los pequeños y los escuchamos nos daremos cuenta desde el primer momento de que ellos quieren crecer y saber cosas y tienen capacidades musculares suficientes  para lograrlo. Es más, si los dejamos solos lo irán logrando cada uno a su manera en medio de todas las angustias del mundo, propias del que se tiene que desenvolver en un terreno que no conoce,  y poniendo en movimiento unas capacidades que también ignora. De ahí la enorme utilidad del cuidado adulto o familiar para acompañar todos esos deseos que se manifiestan en todo momento de crecer y dominar los interrogantes que la realidad nos plantea a cada momento. Si desempeñamos nuestra función correctamente nos convertiremos en apoyos útiles en momentos precisos. Si no lo hacemos así seremos para los pequeños dificultades añadidas a la que platea la realidad ya de por sí, que no es pequeña.


         Por lo tanto, es verdad que la tarea de dominar y poner en funcionamiento todo ese arsenal de músculos que es nuestro cuerpo se manifiesta ingente. Pero la desesperación no debe caber en educación. Hay que confiar en las capacidades de los pequeños, porque son reales,  y de los beneficios de un buen entendimiento entre pequeños y mayores para sacar adelante ese monumento a la armonía que significa una persona que crece y no terminamos de saber muy bien cómo es posible. Tampoco hay por qué andar dando muchas vueltas para explicarnos el por qué. Lo cierto es que podemos intervenir satisfactoriamente en los que vienen creciendo y hacer que su crecimiento sea más grato y más completo si nos pronunciamos a favor de ellos, aunque sólo sea por el hecho de que nosotros ya hemos pasado por donde ellos están pasando. Debemos tener cuidado y no intentar sustituirlos en ningún momento sino acompañarlos y permitirles que sean ellos los protagonistas de su propio desarrollo. Nuestra función es la de estar cerca para que se sientan seguros y dispongan de nuestro calor y nuestro ánimo en los momentos de duda.

domingo, 1 de octubre de 2017

CUERPO


         Entre el comienzo de la marcha y las primeras palabras al final del primer año de vida y el dominio de la musculatura corporal hacia los tres años se produce la gran revolución del músculo, de cualquier músculo del cuerpo. Es el momento de la vida más peligroso porque la capacidad muscular es inmensa, debe ponerse en marcha toda y la capacidad de protección es muy precaria. Es el contexto físico y las personas responsables del cuidado las que han de ejercer como pontoques de seguridad. Durante esos dos años de locura física hay que aprender a usar los músculos para nuestro desarrollo y evolución y, lo que resulta más difícil, el equilibrio de las posibilidades y peligros de cada músculo o grupo de músculos. Como un torrente de agua que fluye imparable y que hay que encauzar a la vez que va tomando posesión del espacio que necesita, siempre con el peligro de desbordarse e inundarlo todo a la vez que se pierda. Inmenso y muy desconocido reto para la educación como puede suponerse.

         La revolución física es de tal calibre que se pone a prueba toda la estructura familiar que en muchas ocasiones se muestra impotente para modular tanta energía a la vez y con desesperación reclama inútilmente que alguien se los quite de enmedio porque ya no pueden más. Es comprensible aunque la vida no entiende de resistencias y empuja con toda su fuerza. Las necesidades de quien viene creciendo no esperan y piden paso sin piedad. Como colofón de toda la marabunta muscular nos encontramos con que la persona no dispone de más resortes de previsión que sus propios límites que tendrá que conocer a base de topetazos, de caídas, de rozaduras…, de limitaciones físicas en definitiva. No hay fuerza humana capaz de detener el impulso vital en esta edad salvo quien se proponga destrozar la energía que brota como un volcán a base de represión pura y dura con incalculables y gravísimas consecuencias para la vida de quien crece.

         Tenemos, por tanto, que saber que este desenfreno muscular existe, que es completamente normal, que necesita un campo de experimentación lo más grande posible, pero que ha desenvolverse en unas condiciones de protección más altas que nunca porque su capacidad de dominio está naciendo al mismo tiempo y tiene que aprender a dominar toda esa fuerza a base de golpes y de ayuda de quien esté a su cuidado. Es la etapa de la vida que más ayuda necesita. No hay otra edad que tenga tantos riesgos físicos como la que va entre el primer y el tercer año de vida. La familia se desespera y se muestra impotente en muchas ocasiones y una institución educativa adecuada puede convertirse en un remanso de paz para los adultos a la vez que en un inmejorable campo de pruebas para los pequeños, que pueden disponer de espacios, de objetos y de personas más idóneos que sus familiares para el ejercicio casi infinito que necesitan activar en estos dos años.


         Veo y compruebo una vez más que cuando uno habla de esta edad aparece un maremágnum tan grande de fuerzas que han de activarse en poco tiempo que tiende a desesperarse. Afortunadamente la vida es muy sabia y tiene previsto en cada uno de nosotros recursos suficientes como para encarar y dar salida a la enorme batalla que se libra en el cuerpo de los pequeños. Reconozco que no faltan momentos de desesperación y de impotencia porque nos sentimos poca cosa para encauzar tanta fuerza de golpe. Los días, de todas formas no pasan a la vez sino uno detrás de otro y el tiempo permite repartir las energías e incorporar los aprendizajes que se van adquiriendo de un día a otro y sacar fuerzas, muchas veces ni uno mismo sabe de dónde, para permitir el ejercicio físico e incorporar con cada experiencia los aprendizajes correspondientes que hacen que cualquier acto no sea el mismo si se produce hoy que si se produce mañana aunque parezca el mismo. 

domingo, 24 de septiembre de 2017

ARRIESGARSE


         Uno de los temas que más controversia han creado en la educación de los primeros años de la vida ha sido en qué momento conviene comenzar la escolarización. Nunca he conocido a nadie que defienda la plena escolarización antes de los tres años de vida. Vaya por delante este principio que define a la etapa que aludimos  y la diferencia del resto de los tramos educativos. También la diferencia el hecho de que hay países, sólo alguno aislado para ser exactos, que ofrece ayuda a las familias hasta los tres años en que la estructura escolar los acoge. La mayoría se mueve entre los varios meses, menos de seis los que menos entre los que está España, hasta dieciocho los que más se estiran, los nórdicos. Entre unas cosas y otras los tres primeros años de la vida son como un chicle ideológico, que arranca en el nacimiento y se estira hasta el tercer año según las posibilidades económicas del pais o la prioridad política de protección a la familia.

         De mí sé decir que nunca me he visto en la necesidad de definirme sobre la conveniencia o no de que las personas de pocos meses de vida vayan a un centro educativo o permanezcan en su casa al cuidado de su familia porque mi criterio no se ha visto condicionado por principios ajenos a la realidad y la realidad ha dicho siempre que hay familias que necesitan trabajar y necesitaban un espacio adecuado para que sus hijos crecieran en condiciones idóneas. Lo que sí hemos defendido siempre y hoy lo reitero, es que los poderes públicos no deben ignorar que entre las necesidades fundamentales está la de disponer de espacios suficientes para cubrir la demanda social que exista para que los menores gocen de los mismos derechos que cualquier otro ciclo educativo. La diferencia está en que cubrir una plaza de una persona de pocos meses de vida es bastante más caro que en cualquier otra edad,  cosa que se ha resuelto de hecho devaluando el sector y, por tanto, los sueldos de las personas que lo atienden. No se trata tanto de si los pequeños con sus familias o en la escuela sino que estén donde estén dispongan de los mejores requisitos para su crianza porque son los cimientos del futuro lo que nos jugamos.

         No tengo nada que objetar a los servicios familiares que el estado ofrece, al contrario. Lo que sí digo es que nadie puede negar que  hay familias que trabajan y demandan el servicio de una institución educativa desde los primeros meses de la vida de sus hijos y esa demanda también debe estar garantizada por los poderes públicos. En Granada capital donde he desarrollado mi vida laboral existe una institución municipal desde 1980 que garantiza este servicio público para unos cientos de familias, solamente cuatro escuelas infantiles, y el resto son privadas, unas con ayudas públicas y otras ni eso. En muchos otros lugares, sencillamente no hay plazas públicas o se han construido escuelas infantiles municipales que carecen de un proyecto educativo y que se limitan a acoger y mantener con la mejor voluntad que saben, las necesidades de la población en este sector de los tres primeros años de vida. En todos los casos, muy por debajo de la demanda real, cuando en el resto de los sectores ya la oferta es superior o igual a la demanda.


         Creo baladí andar ahora en litigios de si es mejor, igual o peor que los pequeños se críen en sus casas o no cuando la realidad es que hay una fuerte demanda y faltan estructuras y personal para cubrir esa necesidad a la que están respondiendo de hecho pequeños centros privados con deficiente dotación en la mayor parte de los casos, abuelos sobreexplotados o familiares disponibles que están cubriendo deficiencias públicas hacia unos ciudadanos que son el futuro y que no están siendo el presente porque los presupuestos  encuentran prioridades que los relegan o sencillamente prescinden de ofrecerles los servicios educativos a los que deberían tener derecho más que nadie por ser los más vulnerables y los que primero los necesitan. 

domingo, 17 de septiembre de 2017

CONFIDENCIA


         No sé si al final, en este COMO NIÑOS  de mis entretelas lo que va no es mi propia vida  y resulta que con la excusa de hablar de los pequeños, de entrar en sus intimidades y en sus mejores modos de crecer no estoy hablando de mí mismo y pare usted de contar. Puede ser pero no lo siento porque mi empeño conmigo no fue contar cosas concretas sino que lo que contara fuera de verdad y de eso sí respondo.

         Lo que motiva este texto, querida  Laura,  es la aparición en el mundo de tu hija Andrea y la repercusión que el hecho ha producido en ti y en tu familia. No puedo evitar que tu peripecia vital haya sido y siga siendo muy cercana por causa  de tu madre y amiga mía, Julia, desde antes de que nacieras. Aunque nosotros no nos hayamos visto casi nunca en realidad te considero de mi familia, especialmente desde que nació Héctor, tu hijo mayor. Hasta entonces mi relación con tu madre era más profesional. Siempre he profesado una profunda admiración por su trabajo  en Verdemar y por nuestra común militancia pedagógica, Después de su jubilación ha desplegado su faceta de abuela y estoy seguro que tus hijos se están aprovechando del buen hacer de una gran profesional de la educación y de una abuela entrañable. Como comprenderás, le he pedido su beneplácito para tratar este tema porque mi respeto hacia mis amigos es absoluto. Ella me lo ha dado y siempre me habla de ti como una persona seria y responsable. No me extraña. De tal palo…

         No quisiera mitificar ninguna opción de familia sobre otra. Mi hija Alba, por ejemplo, de tu edad, jura y perjura que no quiere hijos ni muerta. Mi hijo Nino, un poco mayor que vosotras está empeñado en ejercer de padre de su hija África, tres años. Y tú, por lo que cuenta tu madre, también te has tomado en serio la maternidad. Cualquier opción me parece válida y no creo que haya que jerarquizar a ninguna por encima do otra. Lo que sí me parece es que tampoco hace falta obsesionarse por ninguna de las opciones que inevitablemente tienen elementos a favor y en contra como cualquier otra opción de las muchas que tomemos en la vida. Tus hijos necesitan de ti sin duda y estará muy bien que establezcáis una relación frecuente y fluida, pero también tú necesitas de ti y está bien que te prestes atenciones y también tu pareja necesita de ti y la vida necesita de ti. En alguna medida, siempre sin cuantificar, somos deudores de todos esos capítulos fundamentales y a todos les debemos ofrecer una parte de nosotros para alcanzar nuestro equilibrio como personas.


No hay exámenes para constituir una familia, cosa que en más de una ocasión lo hemos echado de menos los profesionales de la educación injustamente porque por ese procedimiento terminaríamos por quitarle a la vida su calidad de aventura y a sus protagonistas, nosotros, una buena parte de nuestra libertad. Lo último que yo te quiero dar son consejos, casi siempre inútiles de todas formas. Lo que sí te invito es a que vivas la vida, a que goces de ella en lo que sabes y también en lo que ignoras porque nuestro crecimiento está en armonizar las dos cosas. Ya sé que una madre es una madre y tú no puedes ver a la tuya de otro modo. Yo, que no soy tu madre pero que sí soy su amigo, sí te puedo decir que sus ideas siempre me han parecido de las más equilibradas que conozco y de las cosas que más he admirado de ella ha sido su constancia. Al final, Laura, eso es lo que cuenta. Un buen día lo tiene cualquiera, o malo, pero eso cuenta poco. Lo que cuenta de verdad es esa línea medio que vamos dejando como estela de nuestro testimonio de cada día. Eso es lo que esperan de ti quienes te rodean y eso es lo mejor que tú puedes ofrecerles. Estoy seguro que lo sabes. Ánimo y a vivir un día detrás de otro. 


domingo, 10 de septiembre de 2017

LIBROS


         Aunque el curso ha comenzado oficialmente el mismo día uno, los alumnos todavía no han comenzado a tomar las clases.  Estos días están los profesores de reuniones y de labores de intendencia para que cuando lleguen los alumnos, a partir del día 15 todo esté a pedir de boca. Eso no pasa de ser un deseo en el mejor de los casos porque la realidad, por unas causas o por otras, nunca faltan detalles que poner a punto y que desde fin de junio nadie ha tenido tiempo de resolver. Habría mucho que hablar sobre el nivel de previsión de unos y otros. Las familias, por ejemplo, andan revueltas con la compra de uniformes, oficialmente eliminados pero impuestos por instituciones privadas sobre todo, o los libros de texto. Y aquí es donde nos paramos hoy un poco, sencillamente para aclarar este contubernio que se repite como un mantra y que sigue sin ser verdad.

         Todavía conservo como oro en paño los almanaques del Colegio Verdemar de Cantabria, completamente elaborados por alumnos y profesores,  que mi amiga Julia me hacía llegar cada comienzo del curso como le llegaría a cada una de las familias que componen esa comunidad educativa. Ya hemos cumplido nuestro ciclo laboral tanto ella como yo y ambos seguimos con la escuela en la cabeza y cada uno lo manifiesta como puede. En mi caso…, ya veis. Aquí de reflexiones. En el suyo pues sus nietos se aprovechan del buen hacer de su abuela y los compañeros de sus reflexiones sobre asuntos varios ligados a la escuela. Pero su amistad para conmigo, que sigue vigente, aparte de nuestros diálogos telefónicos esporádicos, quedan materializados en mis archivos en forma de calendarios que me siguen diciendo que todo este comercio tan importante sobre los libros de texto que viene a inflar el bolsillo de unas cuantas editoriales  y a quitar preocupaciones a muchos profesionales que se acomodan a la guía que las editoriales les ofrecen y pasan por alto que los verdaderos responsables de los contenidos educativos son ellos y sólo ellos.

         Tenemos a las familias como locas buscando recursos  para adquirir los libros en las librerías que los traigan porque, una vez metidos hasta los topes en el mercado de la competencia, cada centro se habrá encargado de concertar con alguna librería amiga  determinados libros de texto y sus correspondientes porcentajes compartidos que pueden ser legítimos pero que van en perjuicio de las familias, que son el eslabón más débil de todo este circuito comercial. También me consta que algunas familias se ponen de acuerdo para pasarse los libros de unos años a otros, si es posible que no siempre sucede, y alivian algo con este procedimiento la factura final. Pero en aquellos centros en los que los libros de texto no son la luz y guía de los conocimientos de sus hijos se ponen de acuerdo las familias y de acuerdo con los profesores, destinan una serie de recursos para adquirir el material escolar que van a trabajar sus hijos y dotan las bibliotecas escolares de los mejores medios de consulta que sirven para sus hijos y para los que vengan después.


         Sé que en otros momentos me hubiera mostrado más combativo sobre este comercio. Hoy lo voy a dejar así. Sólo quiero insistir en que los contenidos que tienen que aprender los alumnos son responsabilidad de los maestros y no de las industrias editoriales y que la mejor manera de interiorizar los contenidos es ni más ni menos que elaborarlos en común a lo largo de los meses del curso. Las experiencias de que disponemos, que las hay y muy dignas, lo que nos dicen es que la ciencia no está en los libros sino en el trabajo de cada día dirigido por profesionales comprometidos con la educación y por familias y estructuras sociales que colaboran en la medida que se les solicita, construyendo entre todos comunidades favorables al aprendizaje de las que la escuela, el laboratorio donde se funde todo este conglomerado de conocimiento, es la gran beneficiaria.